Aquí os dejo el vídeo y la crónica de una de las mejores maratones del mundo, un Primeguis estuvo allí:

 

MARATÓN DE PARÍS 2013

Por segunda vez en mi vida, he vuelto a cruzar la línea de meta de una maratón, y las sensaciones que le vienen a uno en los últimos metros sólo las conocen los que han disputado la distancia de Filipides. Tras el reto de mi primera maratón en Madrid, en abril de 2012, este año me decidí por París o también se puede decir que decidió Clara, jeje, el caso es que desde enero me puse a hacer un plan de 3 meses asesorado por Carles Castillejo, gracias crack. El plan era más exigente que el de Madrid, ya que constaba de 5 entrenos semanales, por los 4 de Madrid. Pero el reto era el perfecto para ir super motivado a mi primera carrera internacional y no a una cualquiera, a una de las maratones más bellas del mundo y más populares.

El entrenamiento se me hizo duro con los días de frío y lluvia que pasamos este invierno, pero sabía que me iba a acordar de esos días mientras disputaba la gran prueba, y vaya si me acordé! me acordé de todo lo que había peleado por estar ese día en París y mientras corría por las calles parisinas disfruté de cada instante, de cada postal que mi retina guarda, de aficionados gritando Allez allez, de monumentos majestuosos y sobre todo del sentimiento de felicidad del placer de disfrutar de lo que a uno le gusta en un lugar único y sentirme afortunado por ello.

Las dos semanas previas ya empecé a estar nervioso, mi objetivo lo tenía claro y no lo escondía, sub3h15′ sería mi gran triunfo personal, pero en estas distancias puede pasar mil cosas y se te esfuma la ilusión en un instante. Leí y vi mucho por internet sobre la carrera y aunque en principio tenía la idea de seguir al globero de 3h15′, finalmente no fue así.

El viernes 5 cogimos el vuelo Málaga – París por la tarde y nos hospedamos en un hotel bastante céntrico y a pocos metros de una parada de metro. El menú de estos últimos días estaba claro, carbohidratos a tope para llenar el depósito de la gasolina. El sábado, temprano, fuimos a por el dorsal al ExpoRunning y la verdad que acertamos al ir temprano porque no tuvimos que hacer ninguna cola y hasta me permití el lujo de cambiar el cajón de 3h15′ por el de 3h. Luego quedamos con María y Carmen, anduvimos por la calles de París hasta la tarde-noche, y yo me retiré al hotel a descansar, dejar la ropa preparada y relajarme.

El domingo a las 5:30 sonó el despertador …. llegó el gran día…. nervioso pero seguro de que los entrenos iban a dar su fruto, eso me repetía constantemente para auto animarme  Me puse el chándal primeguis y salí del hotel en busca de alguna cafetería para desayunar 3 horas antes.

Llegamos a la parada del Arco del Triunfo sobre las 8:20 con el tiempo justo de meterme en mi cajón, el metro iba llenísimo y tuvimos que esperar al segundo para meternos. Foto de rigor antes de empezar y trotando con Clara hacia mi cajón. Me despojé de la ropa y me despedí de ella hasta el km.29.

Pistoletazo de salida, nervios y casi 4 minutos después cruzo la línea de salida. Mi idea era llevar un ritmo constante de 23′ en cada parcial de 5 kms y si me cogía el globero de 3h15′, seguirlo hasta el infinito y más allá. Emocionado activo el Garmin y a correr…junto a más de 40.000 runners de 117 países.

Los primeros kms pasan sin darme cuenta solo mirando lo que me rodeaba, la plaza de la Concordia, las Tullerias, el Louvre, la Rue de Rivoli, Notre Dame, la plaza de la Bastilla y miles de personas que abarrotaban las calles animando… (parcial 0-5 en 22’54”) bien!! allez allez!!
Del km.5 al 10 sigo con buen ritmo y ni me preocupo del globero, que siga por detrás será buena señal 🙂
(parcial 5-10 en 22’46”) y entramos en el parque de Vincennes, unos 10 kms aburridos y con poca animación en donde aproveché para tomarme el primer gel, que me hizo seguir a un gran ritmo (parcial 10-15 en 22’53” y parcial 15-20 en 22’32”). El paso por la Media Maratón lo tomamos a la orilla del Sena con mucho público y seguía con unas fantásticas sensaciones al tomarme el segundo gel (MM en 1h36’04”). Llevaba 3 minutos de margen para el tramo final, pero me veía fuerte y pensaba que 3h12′ quizás no era descabellado.

He de reconocer que la gente en Madrid jaleaba más y hacía más ruido que los franceses, pero una de las cosas que más me llamó la atención fue Nacho, sí sí Nacho. Desde el km.23 hasta el 26 no paraba de escuchar a españoles gritar “Venga vamos Nacho!” y yo flipando, no miré ni una vez para atrás en toda la carrera porque no quería encontrarme con el globero, así que hasta que me adelantó el tal Nacho no entendí el porqué de su fama, jeje. Llevaba su nombre en letras grandes en su camiseta y la bandera española debajo, así cualquiera!!! la próxima me copio!! 🙂 (parcial 20-25 en 22’50”).

La torre Eiffel ya la veía al fondo y sabía que me esperaban mis fans Clara, María, Ari y Carmen por allí cerca, tras pasar por dos túneles en los que perdió la señal el garmin, mis chicas estaban allí y de la emoción al verlas casi se me olvidó recoger los dos últimos geles para afrontar el Muro. En el km.30 me tomé el tercer gel (parcial 25-30 en 22’58”).

El parque de Boulogne se me hizo eterno, casi 10 kms con poco público y mucho sufrimiento donde la cabeza era la que tiraba de mi cuerpo. Y empecé a hablarme en francés…me decía “trois heures quinze” repetidamente!! estaba sufriendo y los parciales empezaron a hacer peligrar el sub3h15 (parcial 30-35 en 23’21” y parcial 35-40 en 24’04”). En este punto ya se veía a lado y lado de la carretera gente con calambres, andando y hasta alguno llorando. Yo me notaba muy cargados los cuadriceps pero aguantaba. Saqué la calculadora y empujé porque no se me podía escapar la marca que tenía como objetivo. El último km. fue muy emocionante acordándome de toda la gente que me ha apoyado, que me ha sufrido en estos 3 meses y que sin ellos ese momento de felicidad plena no hubiese tenido. En la última curva volví a ver a mis fans y Clara me dio la bandera española con la que entré triunfante con los ojos llorosos y el Arco del Triunfo al fondo … 3h14’48” !!!!

Muchísimas gracias PRIMEGUIS porque sin este gran club no hubiese disfrutado como lo hice de uno de los días más especiales en este deporte. Gracias a los compañeros por sus consejos, por las tiradas largas y cortas que me han hecho más llevaderos estos 3 meses.