El pasado domingo el C.A. Primeguis presentaba en sociedad su gran equipación de la sección de triatlón del club. Los trimonos recibieron muchos halagos y nuestros triatletas los lucieron con orgullo en su estreno logrando una excelente clasificación.

CLASIFICACIÓN TRIATLÓN SPRINT BENALMÁDENA 2015

DANILERÍA.

Siempre he dicho que eso del triatlón es un coñazo, tanto material, entrenar diferentes deportes, la arena de la playa y nadar en el mar (en esto soy un poco raro, vivo en Benalmádena y no me gusta ninguna de estas dos cosas, lo siento si ofendo a alguien). En resumen, que el triatlón no estaba hecho para mí.

Pero el verano pasado, mientras yo preparaba la maratón de Valencia, mi amigo Josete me dice que se está preparando el Skoda olímpico de Málaga. Me dejó a cuadros, iba a ser su primer triatlón y se marca un olímpico. Por supuesto, le dije que allí estaría yo el 4 de octubre para animarle. Y allí estuve desgañitándome y viendo el buen ambiente que había en la carrera. Termina en 2h 35’, como un campéon, y le digo: «al próximo me apunto contigo, jaja!»

Por aquel entonces me acababa de incorporar a la familia Primeguis. Voy conociendo a muchos Primeguis y, entre ellos, a Fer, que me dice que hay unos cuantos pensando en empezar con el triatlón, y en hacerse un trimono Primeguis; así que ya no había excusa para empezar: tenía amig@s con los que entrenar, e íbamos a tener la equipación adecuada para la disciplina.

11012891_10153218217557072_7301331166107386629_n

Desde noviembre hasta la Media Maratón de Malaga poco que contar: definir diseño del trimono, buscar bici y todo su material correspondiente, buscar neopreno (que me lo presta mi amigo Alberto)…, y seguir entrenando y compitiendo en carreras a pie. La bici y el agua, ni flowers; sí, una locura. Locura que me ha pasado factura hoy; ya que, desde la media de Málaga hasta hoy, mis entrenos se han reducido a: 7-8 días de piscina y 1 día de prueba de Neopreno en mar, en lo que agua se refiere; y otras 7-8 sesiones de rodillo más 1 ruta Málaga – Torre del Mar y un día de toma de contacto en el circuito de la carrera con Jose, Fer y Galiana, en lo referente al segmento de ciclismo, a parte de los entrenos de carrera habituales.

Y llega el día de estrenarme en el triatlón Sprint de Benalmádena. Me encuentro con mis compis Primeguis José y Fer, por un lado, y con mis amiguetes Alberto, Rocío y Ross, por otro, en la zona de transición; dejamos el material correspondiente, una pequeña carrerita para calentar, nos plantamos el neopreno, mochila al guardarropa y a zambullirse en el agua para adaptarse a la temperatura, la cual era así como fresquita, 14 gradillos de nada. Dudamos entre colocarnos a la izquierda o la derecha en la cámara de salida y elegimos la mejor opción: la derecha.

Dan la salida, y habíamos elegido la mejor opción, pero para llevarse unas buenas caricias. Entro al agua corriendo y en cuanto me echo a nadar me sueltan una “nua” en la boca. Intento tirar, pero había tragado agua, el corazón me iba a mil por hora y no conseguía coger ritmo. Decido pararme, nadar un poco a braza y recuperar; incluso Fer, que estaba a mi lado, me dice: «¿te pasa algo?» Pasan unos segundos y ya consigo coger ritmo y continuar sin más incidentes hasta la rampa de salida.

IMG-20150419-WA0004

Al salir voy un poco mareado, pero ya había pasado lo que más me preocupaba. Tiro el gorro donde me dicen, me quito la parte de arriba del neopreno y echo a correr hacia la bici. Me sorprende que la peña va trotando despacio e incluso andando, ¿qué pasa?, ¿qué el tiempo de la transición no suma? Adelanto fácil a 20 personas en el camino hasta la bici, me quito el neopreno, me planto el casco, cojo la bici y a pedalear, comienzan las 4 vueltas con sus 4 subidas guapas hacia Arroyo de la Miel.

Josete va unos 10 segundos delante de mí, así que me centro en intentar alcanzarlo para tirar con él. Sé que Fer va por detrás porque cuando yo salía con la bici lo veo llegando a la suya. Alcanzo a José al comenzar la segunda vuelta, le digo que nos demos unos relevos pero me dice que tire yo, así que eso hago y sigo hacia delante.

Me gustan las cuestas, culo “pegao” al sillín y apretando los dientes “parriba”, por lo que en las subidas hacia el parque de la Paloma voy adelantando gente. Pero, como también me gustan las bajadas, meto máximo desarrollo y a bajar a cepo; y claro, esa falta de respiro para recuperar se convierte en un calambre en el gemelo izquierdo al terminar la segunda vuelta. Dejo de pedalear unos metros para estirar el gemelo y al ver que no se pasaba aplico la máxima de mi amigo Alberto: ¡Si duele, aprieta! Así que comienzo de nuevo a darle caña, dejando el talón izquierdo lo más bajo posible para llevar el gemelo estirado, y llego a mi tercera subida. El calambre no va a más, y subo sin problema cruzándome por desgracia con Alberto que baja andando, ya que había partido la potencia de la bici (lo siento Alberto, pero el duelo Vergara – Lería se ha decantado hoy a mi favor, ¡¡jajaja!! En la próxima te dejaré que me dobles, como habría pasado hoy si no hubieras roto la bici  ).

IMG-20150421-WA0002

Termino la tercera vuelta encontrándome muy bien y comienza la última. El calambre parecía controlado así que empiezo a darlo todo. Subo como un obús (seguramente iría como una tortuga pero a mí me parecía que iba volando), bajo como un cohete (esto sí es literal, ya que por poco no aterrizo en la playa al terminar la bajada), giro la rotonda a la izquierda y encaro la recta que me llevaría hasta la bajada de Puerto Marina.

IMG-20150421-WA0003

Me voy acercando a la zona de transición, saco los pies de las zapatillas para correr descalzo la transición, llego a la línea donde me tengo que bajar de la bici, echo los pies a tierra, comienzo a correr y…. ¡tachaaann! los gemelos me los había dejado en el parque de la Paloma echando pan a los conejos. Llego como puedo al puesto 223, suelto la bici, me calzo las zapas y empiezo a “correr”. Más bien parecía el engañalosas de mi pueblo dando un paso a cada lado intentado relajar la musculatura. Pasados unos 200 metros parece que puedo empezar a correr con normalidad y adopto un ritmo cómodo; aunque, por lo que se ve, rápido, porque voy adelantando gente.

Termino la primera vuelta muy bien y decido apretar un poco la segunda. Si es que lo mío es apretar. Y tanto apretar acaba rompiendo y, más o menos a mitad de recorrido, se me monta el cuádriceps derecho y vuelve a hacer acto de presencia el gemelo izquierdo, por lo que vuelvo a adoptar el estilo “engañalosa”. Pero viendo que no se pasaba, vuelta a la máxima de Alberto, mi referente en el triatlón. Aprieto de nuevo intentando pisar con normalidad y el dolor se estabiliza, lo que me permite llegar a meta con un ritmo muy digno que incluso da para sprintar con un chaval con el que entro en meta al mismo tiempo.

Al final muy contento con mi tiempo de 1h 16’ 27”, y parciales de 14’16”, en la natación; 39’47”, en la bici, y 22’24”, en la carrera. Ha sido una gran experiencia y me lo he pasado como un enano a pesar de los calambres. En un par de semanitas a disfrutar de nuevo en el triatlón sprint del Rincón de la Victoria.

IMG-20150419-WA0005

Enhorabuena a mis compis José y Fer por haberlo dado todo hoy y marcarse dos carrerones, nos vemos en el Rincón.

Gracias a Nathalie, Nadia, Cristian, Charlie, Freddy, Dani, Patri, Nuria, Sandy, Alvaro, Carla… por haber venido a animar, lo cual se agradece de corazón porque da un puntito extra de motivación el escucharos.

Mención especial a mi Sensei Dani Broncano PT ya que sin su ayuda no habría llegado en el agua ni a donde no se hace pie. Thank you Sir…

Y gracias a mi amigo Miguel A. Florido por su ayuda en todo lo referente a nutrición, ya que, desde que sigo sus sabios consejos, están mejorando mis marcas y sobre todo acortándose los plazos de recuperación. Gracias my friend.

Hasta pronto a tod@s…

P.D.: Agradecer y felicitar al Club Triatlón Benalmádena por el desarrollo de la prueba, que ha sido impecable. ¡Enhorabuena! Nos vemos el año que viene.