Define el Club Primeguis en una sola frase.

Nunca correrás solo.

¿Cómo conociste al Club de Atletismo Primeguis?

Corría el año 2008 y tras dar a luz a mi segundo bebé me animé a correr para quitarme los quilos de más y despejarme un poquito. Me ilusioné con hacer la Carrera del Corte Inglés, cuya existencia conocía desde joven pero que siempre me había parecido un reto imposible y encontré información en el foro de la página web de Primeguis. Me resultó tan divertido el enfoque del club y encontré  gente muy maja que me animó desde el principio, así que me enganché y hasta ahora no he dejado de correr, muy despacito, pero sin pausa.


Cuéntanos una (o algunas) de tus anécdotas y vivencias más reseñables dentro de Primeguis

Mi nick en Primeguis es “Slowgirl” y no es por capricho, siempre soy de las últimas en llegar. En la carrera del Bastón, en la que los últimos kilómetros son una infernal subida al castillo de Gibralfaro, Correcaminos (Antonio Beltrán) un ex Primeguis de mucha calidad atlética y personal, bajó a recogerme una vez él ya había llegado a meta y me acompañó cuesta arriba esos kilómetros para que no desfalleciera. Ese mismo gesto lo tuvo también en la carrera del Corte Inglés: espíritu Primeguis en estado puro. 


Desde tu experiencia, aquellas personas que entran nuevas al club
¿qué van a encontrar en el Club de Atletismo Primeguis?

Van a encontrar un grupo heterogéneo en el que no existe competitividad de ningún tipo, sólo ganas de estar en forma, pasarlo bien y de progresar a nivel personal. Correr es una experiencia solitaria, cada uno tiene distinto nivel, distinta capacidad de sacrificio, distintos objetivos y distinta genética. Lo bueno del Club es que todos son bienvenidos, sabemos que no hay objetivo o reto pequeño porque para cada uno es un camino ilusionante y nos apoyamos y nos animamos, por eso siempre corres acompañado, aunque físicamente no vaya nadie a tu lado. 

Mayte Verdugo “SSlowgirl” en 2021

¿Algún consejo de veterano/a? 

Como corredora amateur: que venzan la pereza, que siempre se van a alegrar de calzarse las zapatillas; que no se pongan objetivos muy ambiciosos y celebren las pequeñas victorias y que se apunten a retos o a entrenos, aunque sea puntualmente, para renovar la ilusión y hacer equipo.  Como miembro del Club: que se animen a compartir sus entrenos y experiencias, que echen una mano si pueden pero que no se comprometan a nada que realistamente no puedan hacer y que no pierdan de vista que se trata de pasarlo bien y de estar en buena forma física y mental, siempre de buen rollo. 


Este año el Club Primeguis cumple 15 años. ¿Cómo concibes o deseas
que sean los próximos años del club? 

Aunque soy de los miembros más veteranos del Club, nunca he sido muy activa y me he “aprovechado” de todos los que altruistamente han trabajado para que funcione, cosa que agradezco tremendamente. Como doy poco, tampoco pido mucho: que sea un punto de encuentro para corredores de todos los niveles y con distintas aspiraciones, que ayude a mantener la ilusión y el compromiso personal con una vida saludable que cada uno tenga y que, con retos y participación en carreras, haga que renovemos las ganas de correr y de mejorar. 


¿Qué tres palabras asocias con el Club de Atletismo Primeguis? 

Compañerismo, diversión e ilusión. 


¿Algo más que quieras comentar? 

Como ya he dicho, pocas cosas hay que se me den tan mal como correr y sin embargo llevo haciéndolo los últimos doce años ininterrumpidamente y sólo me he llevado cosas buenas: ganas en forma física, en autoestima, liberas tensiones, te despejas y además te llevas un subidón de endorfinas. Es un deporte que se adapta a casi todos los horarios y situaciones y que se hace al aire libre. En una época en la que tendemos a aislarnos y a encerrarnos, un Club que fomenta el deporte desde una perspectiva lúdica, saludable y que te ofrece compañía, aunque sea virtual y te anima a  superarte sin exigencias es el apoyo ideal para mejorar física y mentalmente. Muchas, muchas gracias Primeguis.