Jesús, la eterna promesa, ve truncada su progresión


Así es compañeros.

En el día de ayer fui al traumatólogo, por supuesto sin número, y enchufado. Omito la clínica y el doctor por supuesto. Tenía la «cita» a las 8:30 y allí estaba yo diez minutos antes, fingiendo que había quedado con él por otro tema. No me quise sentar para que pareciera que tenía prisa y era que sólo iba a decirle algo u otra cosa corta. Y sí, eso pensarían las tres tandas de pacientes que pasaron por delante mía… Eran casi las 10 y allí no me había atendido nadie. Y yo… sí… seguía de pie. Empecé a pensar si no tendría que decirle las lesiones que llevaba hasta que llegué a la clínica y las que me produje por estar de pie allí durante tan prolongado tiempo, sin hacer nada… (Actualmente puedo hacer un dibujo exacto del recinto, con cuadros, floreros, sillas, puertas, columnas, etc… puedo pero no lo voy a hacer vaya).

Así pues a las 10 menos algo dicen mi nombre y entro, (no podía mostrar ningún tipo de queja pues encima que no tenía número…). Hablo con el doctor, un conocido de muchos años y le explico mis dolencias. Me toca el pie y en una primera impresión me habla de fascitis plantar. Pero cuando me mira, me ve toda la cara de no haber visto barrio sésamo nunca y me dice claramente, «No, es sesamoiditis» a lo que yo pensé que claro, no he visto nunca Barrio Sésamo, alguna consecuencia tenía que tener.

Tras una radiografía se confirman los peores pronósticos, tengo un sesamoideo partido en 2 y el otro inflamado, que mirándolo en una tabla equivale a haberme perdido 3 temporadas y media, se ve que la otra media que me ha salvado de la doble fractura la he tenido que ver sin acordarme.

El médico me comentó que también podría ser por una esfuerzo contínuo de microgolpes en esa parte, la 12k por ejemplo, o por bailar, donde pensé, «Sí claro, ahora soy Billy Elliot», pero rápidamente me dí cuenta que no, porque no he bailado en mi vida. Así pues descartando estas dos posibilidades, me encuentro actualmente bajándome todas las temporadas de barrio sésamo para una pronta recuperación, que según el médico puede ser larga, aunque haga mi vida normal. Como complemento también me echo una crema en la zona, para asimilar mejor tanto capítulo seguido…

Un saludo y recuerdos al que me tiene hecho el muñeco vudú desde el 1 de enero, por ahora lo está clavando, en el sentido literal de la palabra.

9 Respuestas a “Jesús, la eterna promesa, ve truncada su progresión”

  1. Jooee! Qué mala racha llevas!! Lo siento mucho!!

    Espero que te recuperes pronto. Porque la salud es lo primero.

    Un abrazo!!

    P.D: Él del muñeco vudú no soy, tiene que ser otro 😉

  2. Vaya tela. Sólo un primeguis podía tener «Sesamoiditis» ¡vaya nombrecito! A ver si te recuperas pronto y revivimos de nuevo el duelo diegolli-promesa en la cola del pelotón de las carreras.

    Un abrazo y ánimo.

  3. Promesa, lo siento muchísimo, espero que ahora que saben lo que te pasa, la recuperación sea rápida. Ahora que ibas a dar el salto a la media, joee, mucho ánimo!!!!!

    Mejórate!!!!

  4. Buenas «promesa», nada ahora si te gusta esto del correr, pues con más ganas!! puedes hacer un montón de ejercicios alternativos y para cuando estés recuperado estar hecho un toro! Además piensa que quizás pierdas una temporada, unos meses, semanas o días, pero y la de años que hay después para aprovechar el tiempo en plan «primeguis»?? jeje! Nada ánimo y a pensar en verde!!
    Un abrazo!

  5. bueno chico…. reposo y a cuidarse…. y como dice marco puedes ir haciendo otras muchas cosas….. para cuando estes listo para volver llegar a punto. en estas lesiones la mente ocupa muy buen lugar para una pronta recuperacion.

    animo!!!

  6. Animo Promesa!!
    En un par de días estás corriendo otra vez, ya verás. Mientras, aprovecha para nadar, hacer pesas o cualquier otra actividad atlética para que el cuerpo no se desacostumbre 😛
    Cúidate mucho y hasta pronto.

  7. No decaigas, promesa! Ya verás como pronto estarás bien. Recupérate bien, que te quedan muchos días por delante para correr

  8. Gracias a todos por los ánimos! La verdad es que es complicada la situación, porque aparentemente puedo hacer todo con normalidad salvo momentos en los que me da el «pinchazo». No me gustaría nada tener que parar, pero bueno, veré qué hago.

  9. La radiografía tiene pinta de estar retocada al estilo Marca y que no es más que una excusa para no afrontar la temporada que se presenta.
    Venga, a recuperar que la vieja guardia estamos aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *