La noche del 16 al 17 de enero, como de costumbre en Jaén, se celebra la noche de San Antón, y este año era la trigésima edición de su carrera internacional. Cayó en miércoles, pero eso no fue impedimento para que cuatro Primeguis hiciesen un viaje express de 215kms para disfrutar de una de las mejores carreras del panorama nacional sobre la distancia de 10k con atletas de élite. Tampoco fue impedimento la climatología adversa, que por cierto fue el bautizo sobre la lluvia en carrera de run_run y mío. De 8000 inscritos, finalmente solo participaron 5000, y entre ellos cuatro primeguis que nos metimos en el coche en Torremolinos y dos horas después llegamos a la estación de Renfe de Jaén.

Llegamos algo justos de tiempo y en vez de irnos ya preparados para correr, decidimos ir primero a por los dorsales….ERROR! Susje ya lo advirtió. Casi 2 kms de subida a ritmo 5’/km y lo mismo hacia abajo. Sin tiempo casi para cambiarnos, empapados y con el mosqueo de Susje que estuvo a punto de quedarse en el Corte Inglés, a mí se me olvidó hacerme el doble nudo de los cordones y luego me acordé 🙁

Otros 2kms de subida hasta la Salida…un calentamiento de 6 kms! jajaja y nos metemos donde podemos. Salimos con unos 20′ de retraso con la cabeza, y la nota general de la carrera fue la dificultad para adelantar. A pesar de la inclemencia meteorológica, la ciudad de Jaén se volcó animando y bastante gente portaba antorchas, una imagen para el recuerdo es el callejeo por empedrado y la gente agolpada a ambos lados sosteniedo antorchas y animando. Chapeau JAÉN!!

La carrera en sí es rompepiernas con subidas y bajadas que no te permiten un ritmo constante, a eso se le unió mi mala suerte con los cordones. Tuve que parar hasta en dos ocasiones para atármelos, pero es que con el frío y los guantes no había manera de hacer el doble nudo. Wachis entró primero y a los pocos segundos llegué yo y run_run detrás. Susje se lo tomó con más calma ya que se está recuperando de las navidades, o que se metió en el Corte Inglés y no nos lo dijo, jeje.

Tras la espera a Susje en el soportal de una inmobiliaria que nos quería echar, bajamos de nuevo más rápido que en carrera para cambiarnos en el coche…otros 2 kms de descalentamiento, ¡en total casi una media maratón hicimos! Y al menos nos metimos en la Renfe para cambiarnos calentitos y hacer el tonto un rato antes de marcarnos otros 215 kms de vuelta a casa. ¡Un gran día con unos grandes compañeros!