Crónica del Maratón de Málaga 2013 por Correcaminos

3h08’45» VINI, VIDI, VICI

4

Km 37, maratón de Málaga, un poco más de 2h45 corriendo, «ritmo de caza, ponme a 4.20 y no me subas de ahí, vamos a empezar a pasar gente» le digo a Juan.

Ya ha pasado el bache que había tenido entre el 28 y el 35, no lo veía nada claro, aunque los tiempos de paso iban cayendo puntualmente cada uno, pero de repente no iba cómodo, las piernas ni la cabeza lo veían claro, hasta ahora. Era mi terreno, mi casa, la avenida por la que entreno 300 de los 364 días del año, conocía qué metro picaba hacia arriba y qué metro picaba hacia abajo, era el momento de correr, de no dejar nada en la recámara, de volar, de pasar como una exhalación a cada uno de los corredores que tenía a la vista.

Atrás se había quedado la Gran Vuelta al Genal,116km, 26 horas de montaña, 42 días antes, en los que tuve que pasar de correr lento durante horas y por montaña, a tener como compañero de fatigas a las series, ritmos, tiempos de paso, de correr pendiente del reloj, un tiempo escaso, no había tocado techo aún, cuando de repente había llegado el día de la carrera y tenía que poner a prueba de lo que era capaz.

De las personas que conocían mis pretensiones, ninguno se extrañó al oír el 3h10, «Vas a por el record Primeguis, lo sabía!!» dijo Tere, Juan se ofreció voluntariamente, pese a su rodilla tocada, a hacer los últimos 12km, o Javi que quería que fuera directamente a por el sub3h. Os agradezco la confianza ofrecida, es uno el que corre, pero el empuje y el tirón final es vuestro.

El día había empezado raro, el tener que esperar a Mami para llegar pronto a la salida, el arreglar bicicletas, el que no llegaba el gps y los manguitos que iba a usar (estaban esperando transporte en Fuengirola jeje), algo que se podría llamar calentamiento, y colocarse en el cajón de salida. Desde la salida era arrancar e intentar ponerse rápidamente en el ritmo establecido para no tener que ir recuperando tiempo.

Los primeros 20km fueron una mezcla de tirar fuerte pero con cabeza, intentando ir controlando la euforia y la energía del principio. Kms compartidos con Jose, corredor tranquilo, silencioso, comiéndose kms a mi par. Los 10kms siguientes, apretar los dientes, empezar a empujar, correr como no se hacen en las ultras, sin pensar en el cansancio o los kms que te quedan por delante, correr contra la distancia, contra el reloj, pese al cuerpo que te dice qué estás haciendo a estos ritmos, superar los malos momentos, que siempre llegan, pero en superarlos está la victoria. Los últimos 12km, apretar los dientes, dejarse de tonterías, no pensar en las piernas, sólo en correr, correr y correr, cara de concentración, volver a apretar los dientes, ya no tienes corredores delante, tienes gente a la que pasar, saber que tienes la meta ahí, pero antes hay que llegar, saber que lo vas a lograr, pero hay que apretar hasta el final, sintiendo la quemazón de las piernas, los músculos que se retuercen dentro de tí, pero sabes lo que quieres, y no vas a parar hasta conseguirlo.

2

La meta, ufff, la carrera perfecta, sólo he sentido esto un par de veces en tantos años corriendo, la sensación de un trabajo bien hecho, de principio a fin, con la gente que te ha apoyado esperando en meta y fundiéndote con ellos en un abrazo de gratitud, satisfacción, alegría, cansancio, mil emociones que afloran y que unos ojos llorosos reflejan sin dudar.

Días después me emociono al recordar a Javi empujando el carrito con Aníbal, por aceras, esquivando gente, saltando de un sitio a otro y sin parar de hablar, qué pensarían los que iban resoplando a nuestro lado??

1

O Juan, que tuvo que recorrer media Málaga en zapatillas y vaqueros para llegar al km 30, donde me tendría que recoger para hacer, codo con codo, los últimos kms. Y por supuesto, la ayuda de Tere, qué decir??? se ha chupado toda la preparación, preguntando todo y cada uno de los días cómo había ido el entrenamiento que tocase, el creer a pies juntillas que el objetivo de tiempo lo conseguiría, el recorrer toda Málaga con los patines para dejarme los geles o lo que necesitase donde le había pedido, o todos los problemas que después me enteré, que tuvo que pasar ese día, el hacer que sólo me preocupara de correr, y mil cosas más, sé que lo has disfrutado con una niña, como si lo hubieras hecho tu, pero aún así, no me cansaré de decir que esta carrera ha salido tanto por tí, como por Juan y Javi, habéis tenido la culpa de que saliera la carrera perfecta.

3

7 Respuestas a “Crónica del Maratón de Málaga 2013 por Correcaminos”

  1. Tú te lo mereces, Antonio. Eres grande como persona. Más grande y especial que como corredor, que sabes que vales un sub 3:00 hars.

  2. Antonio, encantado de aportar algo este día, donde disfruté como un niño con ese «ritmo de caza»
    Que te quede claro que la marca es 100% tuya y estoy con Paco, tienes ese sub3h en Maratón en tus piernas.

  3. Eres un gran corredor Antonio en los km que estuve al lado tuyo me senti como el maestro le daba clase al alumno.GRACIAS por tu ayuda y enhorabuena por tu marca

  4. No me cansare de agradecerte que hayas compartido conmigo tus entrenamientos, progresiones, objetivos, tiempos y dudas. Es admirable tu capacidad de trabajo, constancia y tenacidad.

    Eres un gran deportista, pero eres aun mejor persona, los que te conocemos te hemos visto acompañar al último Primeguis en infinidad de carreras, asesorarnos con los entrenamientos, ayudarnos sobre cualquier duda que se te ha planteado. Para mí tu representas el espíritu Primeguis: compañerismo, amistad y respeto.

    Como no ayudarte dentro de mis posibilidades? GRACIAS por dejarme formar parte de esta experiencia, lo viví muy intensamente por ti y por el resto de compañeros del club que consiguieron también sus objetivos.

    Enhorabuena por un trabajo bien hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.