M A N U
16 de noviembre de 2014, una fecha marcada en el calendario desde primeros de año, sin duda mi gran objetivo para esta temporada. Era la carrera para la que me iba a preparar a conciencia, haciendo incluso hasta “dieta” para cuidarme un poco mejor y conseguir bajar de 3h30 min. Todo iba perfecto hasta que a falta de un mes, un mal entreno en la última tirada de 32 kms hicieron saltar todas mis alarmas, con molestias de pubis desde el km 20 y muy cargado de piernas desde el km 24, por lo que no consigo terminar el entrenamiento. Una semana después, mismas sensaciones y mas molestias. Tampoco consigo terminar el entrenamiento, por lo que no me queda otra que ir a Valencia con muchas dudas, con dolor en los abductores y rezar y confiar en el entrenamiento de las semanas anteriores (que la verdad es que no me habían ido nada mal). Así que llega el día D, me reúno con los compañeros del equipo y me voy viniendo arriba poco a poco. Saber que voy a correr más de la mitad de la carrera con Óscar, y la parte final con Fer motiva a cualquiera.

Así que nos hacemos las fotitos de rigor Enrique, Dani, Óscar y yo, y para el cajón que nos vamos. Enrique sale de mas atrás, y Dani, Óscar y yo salimos desde el cajón de 3h30. Dani nos dice que va a 3h15 y sale disparado nada mas empezar la carrera. Óscar y yo acordamos de ir tranquilitos a ritmo de 4’50 hasta que su cuerpo (y el mio aguantaran), y la verdad es que no se si será por la adrenalina o yo que sé, pero nos plantamos casi en la media maratón a un ritmo de 4’40 mas o menos. Pasamos la media maratón en 1h39, por lo que me motivó aun más, si aguanto el ritmo me puedo plantar en meta en 3h20 y me voy de Valencia mas ancho q nada.
Estaba bien tener ese margen de tiempo porque en la segunda media maratón el ritmo se me pudiera hacer mas durilla, sobre todo si aparecían las molestias. Le digo a Oscar que voy perfecto, mientras q el dolor de pubis no aparezca voy sobradísimo a ese ritmo. Fue decirlo y al cabo de 10-15 minutos… ahí estaba el pubis dando por culo ya, mas o menos sobre el km 24-25. Hasta ahí habíamos clavado todos los kms por debajo de 4’50, pero ahí las molestias me obligan a bajar el ritmo porque si no no termino. Se nos une Fer en el km 27, y Óscar dice que se queda atrás, que va muy forzado y con dolor de gemelos, por lo que Fer me acompañará hasta el final. La verdad es que lo paso bastante mal y empiezo a pensar que me queda un calvario hasta la meta con ese dolor. Fer me va animando y grabando con la GoPro, pero las molestias no me dejan disfrutar el momento (seguramente en los vídeos salga con una mala cara de la ostia xD).

Acaba de empezar la pelea de la cabeza contra el dolor, esa batalla mente contra cuerpo tan bonita q solo los locos como nosotros entendemos. A pesar de que los kms se me siguen yendo cada vez mas y mas (5:00, 5:06, 5:11… 5:18), empiezo a pensar que la marca de 3h25 que me propuse en principio se me escapa del todo. Nos encontramos a Dani en el km 33, va andando y muy tocado. Intentamos animarle pero el muchacho no podía… Nos dice que tiremos y seguimos adelante. No pienso en abandonar en ningún momento a pesar de todo. Ver a Dani tan mal, a mucha gente empezando andando y sentada en los bordillos o siendo atendidas por la ambulancia puede mermar un poco, pero intento no pensar en nada y sobre el km 37 consigo recuperar el ritmo de 5’00. Km 38… venga la meta está ahí, y no se como, será la magia esta que envuelve a este deporte, los dolores desaparecen. Me siento invencible en ese momento y empiezo a apretar, adelanto a muchísima gente. Fer, sorprendido por el cambio de ritmo empieza a animarme mas y mas, que tenía que aguantarlo hasta el final y que aun estaba a tiempo de las 3h25. Km 40 a 4’41, km 41 a 4’20 y km 42 a 4’30. Ya veo el L’Oceanografic y Fer tiene que dejarme porque no puede entrar al no llevar dorsal, veo a mi familia a la entrada del L’Oceanografic y empiezo a llorar de la emoción. Esos metros finales son espectaculares (850 metros en este caso, 600 metrazos de más) son gloria bendita, todo el mundo animando, un ambientazo increible. Hago los 850 metros finales a ritmo de 4’23 y cruzo la meta en 3h25min36seg. Objetivo conseguido, 5 minutos menos que en Madrid, por lo que salí muy contento y mas por como terminé y lo mal que lo pasé durante la carrera, es para estar super contento, pero a decir verdad, se me ha quedado una espinita clavada muy a dentro, porque se que si no hubieran sido por las molestias hubiera rozado las 3h20-3h22 que hubieran hecho que me hubiera ido de Valencia con una marca impensable en principio jeje, pero bueno, no voy a pensar en el y si esto y si lo otro…
Este deporte es así. Y ahora los agradecimientos: el primero a mi familia que nunca me abandona en las maratones. Han estado en las 3 y verlos en meta es indiscriptible, ese subidón que me da al verlos no tiene nombre. Después, gracias una vez mas a mis dos liebres, Óskar Piedrola y Fernando Roldán, ha sido un auténtico lujazo correr una maratón con estos dos tios que son grandísimos. Gracias también a Eva Santos, por estar siempre pendiente de mi, tus ánimos y el apoyo de estas últimas semanas han sido fundamentales y ya sabes que me debes una pedazo de cena en el restaurante más caro de Fuengirola jajaja! Y como no, gracias a todos el club en general porque una vez más ha quedado demostrado que Primeguis es más que un club, valiente calidad humana hay en este club.
Mil gracias por todo!!

D A N I  L E R Í A
Cuando en Marzo me inscribí a la Maratón de Valencia, no me imaginaba que estaba firmando el peor día de mi corta vida de runner. Con lo que disfruté en la Maratón de Málaga del año pasado, era algo que no se me podía pasar por la cabeza.
Disfrutar y mejorar las 3h 44′ de Málaga eran los objetivos. Lo primero lo daba por hecho, y para lo segundo, un ambicioso plan sub 3h 15′ que comenzaba en mayo y que he seguido casi a rajatabla (siempre hay alguna excepción).
¿Qué podía fallar? Estaba todo controlado… bueno, casi todo. Hay dos elementos que parece que no han asimilado como yo pensaba la carga de entrenos y hoy han dicho basta.
Después de encontrarme con el resto de Primeguis: Fer, Óscar, Enrique y Manu, foto de rigor y para el cajón de salida. 10-15 min de espera y empieza lo bueno, a correr!!!

Hasta la media maratón todo iba bien y la paso en 1h 37′ y pico, según lo previsto. Sigo a ritmo de 4’37 y en el 25 se me une Fer que me pregunta como voy: le digo que llevo las piernas cargadas y que empiezo a bajar algo el ritmo a 4’40-4’45, pero que a ver que pasa cuando llegue el km 30. Y no es en el 30 si no en el cartel del km 29: me da un aviso importante el femoral izquierdo y, tal y como me paro, se me monta. A partir de ahí empieza la guerra: o la maratón o yo. Consigo empezar a caminar, luego un ligero trote cochinero y… le toca al femoral derecho. Vuelta a parar y a empezar el ciclo: calambre, caminar, trote cochinero, calambre, caminar, trote cochinero…
Sobre el 32 me pasan Manu y Fer, que lo acompañaba en ese momento. Fer se para conmigo y, mi desesperación era tal, que le pido si me puede conseguir reflex para los femorales. Me lo aplica y le digo que siga con Manu, que yo ya llegare como sea. Llego al 35, me meto todo lo que pillo: agua, powerade, plátano, gel… y aún más desesperado pillo a uno del réflex y casi gasto un bote entero entre las dos piernas. ¿Por qué digo lo de la desesperación?… Porque soy alérgico al réflex y similares (fastun gel, enangel… cualquier antiinflamatorio tópico), así que a ver como evolucionan las patas en estos días, pero da igual, lo que sea con tal de acabar.
Y ya, más cargado que los marroquíes que atraviesan el estrecho, consigo recuperar de nuevo el trote cochinero desde el 36 hasta meta, gracias también al apoyo de Fer en los últimos metros. Paro el crono en 3:37:41 y… se me saltan las lágrimas aunque no se muy bien porque, supongo que por la tensión acumulada.
Al final objetivo MMP conseguido pero no así el de disfrutar la carrera.
Nunca he sufrido tanto corriendo ni practicando ningún otro deporte, y lo de hoy no se lo deseo ni a mi peor enemigo, pero… cuando es la siguiente?
Sea la que sea, haré lo posible por volver a cumplir los que para mi son mis dos objetivos fundamentales en una Maratón.
Mi enhorabuena al resto de Primeguis que hoy también se han dejado los “webs” en Valencia, y las gracias a Fer por su apoyo en carrera.
Nos vemos pronto…