Peñalara y yo, crónica de David Laguna

Nuestra «relación» comenzó un 30 de noviembre de 2016, cuadro 4 lechuguitas decidimos probar suerte en el sorteo del TP60 (Trail Peñalara) en la Sierra de Madrid.

Hubo suerte y conseguimos plaza a la primera, sin embargo por un cambio de trabajo a última hora no la pude hacer en 2017. Después de no tener suerte en el sorteo de 2018, 2019 y la pandemia, al final se consiguió para el 10 de octubre de 2021, casi 5 años después.El sábado tanto Chema (gran amigo y compañero de aventuras) después de Ave, tren y coche llegamos a por el dorsal. En Navacerrada volví a respirar ese ambiente de competición que no tenía desde hacía un año y 7 meses. Mezcla de felicidad con incertidumbre por el reto exigente se mezclaban a 1150 m de altitud.

A mediados de julio veía casi imposible poder finalizar este desafío, así que gracias a la ayuda con el planing y los consejos de Luis, he hecho mis 2 mejores meses de entrenos. Sí, por primera vez me he ceñido a un plan específico, bueno… al 75% 😅. En esos entrenos he compartido muchos kms con compañeros y amigos de Primeguis, especialmente con mi cuñado Dani y con Salva, tanto por ciudad como monte y otros como Noe.

Las últimas 3 semanas por falta de tiempo los entrenos han sido mínimos lo que hacía dudar un poco más, pero no quita el trabajo hecho anteriormente.


Y al fin llegó el 10/10/21. Se presentaba un día agradable, bueno para correr y así fue.En la salida (Miraflores de la Sierra), como teníamos hablado, me encontré con mi amigo Borja que hacía años no veía. No falla, siempre de voluntario. A las 7.30 h comenzamos desde el vagón de cola, donde sabíamos que íbamos a estar.

Hasta km 7 (Puerto de Morcuera) vamos a buen ritmo para pasar sin problema el corte, seguramente sería el de más exigencia. Sorprendentemente lo pasamos holgado en 1h11, a 19′ del corte. Así que ya más relajado subiendo y una larga bajada donde nos unimos a Juanma, un experimentado de la zona. Bajando sin prisa pero sin pausa, a ritmito llegamos al km 22 (Rascafría). Ya llevábamos más margen sobre el corte e íbamos Chema y yo genial. Una larga subida hasta km 32 (Puerto del Reventón). Fueron 10 kms de bastoneo. El cuerpo me pedía más pero Chema y el grupito que íbamos haciendo (es bien conocido la animación y alegría que transmite el gran Chema en cada momento) hizo que me fuera conteniendo. Casi sin darme cuenta ya estábamos a 2000 m de altitud, finalizando el Puerto del Reventón y con una hora por debajo del corte. Tenía ganas de correr pero el trazado técnico con tantas piedras no acompañaba. Llega la zona más dura, los Riscos en la cumbre de Peñalara, posiblemente los 2 kms más técnicos que he hecho nunca, cresteando sobre rocas en zonas poco aconsejables para personas con vertigo. Precisamente en el grupito que habíamos formado iba una chica con ese problema de vertigo, la cual se veía incapaz de pasar. Así que Chema y yo la ayudamos a pasar. Una mezcla de pánico, nervioso, vértigo, paradas y algún que otro lloro, lo consiguió. Fueron 2 kms en 51′ pero con la satisfacción de haber servido de apoyo.Con esto llegamos al km 40 (Risco de Claveles), las piernas me pedían una marcha más, Chema cómo ya había hecho en varias ocasiones, me dijo que me adelantara así que finalmente comencé mi andadura en solitario hasta la meta.

Fueron 21 kms de seguir disfrutando como un niño, sintiéndome bien y sin que me adelantara ya nadie en esas últimas 3h20′. Poco a poco fui ganando posiciones, los kms pasaban y el cansancio no llegaba. En km 45 (Puerto de Cotos) volví a ver a Juanjo, siempre animando, con una sonrisa y haciendo fotos a pesar de que el día anterior no fue como esperaba. Del avituallamiento comienza subida de varios kms por La Loma del Noruego.En km 56 (La Barranca), como voluntario en el control veo de nuevo a Borja, como le dije antes de la salida, «si te veo luego, ya la término». Además a su lado estaba Jesús, otro madrileño luchador, un «SIEMPRE FUERTE» 💪🏻 del deporte que lo había acompañado expresamente para verme. Me acompaña corriendo un tramo y en un abrir y cerrar de ojos me veo en Navacerrada, en el último km del temido TP60. Últimos 5 kms en bajada en 29′ me hacen parar el crono en 11h28’07», posición 255 de casi 400 inscritos. Total 61 km + 2.600m

 ¡SÍÍÍÍ, SOY FINISHER DEL TRAIL DE PEÑALARA! 😃💪🏼

Después de años soñando con ello ha pasado a ser una realidad.Ha sido mi primera carrera fuera de Andalucía y quería hacerlo así, a lo grande. Tanto mi ángel, ese que llevo conmigo desde hace 16 años como yo, estamos seguro de que habrá otros lugares para visitar y correr en un futuro.


Un rato más tarde llega Chema, tal como dijo acompañando a la chica. Una vez más hay que quitarse el sombrero ante él, siempre dándolo todo por los demás. Después de conocer a su familia puedo decir que de casta le viene al galgo. Me hicieron sentirme en Villalba, como en mi casa.


Ya concluido nos tomamos algo con los amigos y al otro día temprano de nuevo tren, AVE y bus para llegar a casa con una maleta llena de grandes recuerdos y con la ilusión de seguir viajando con el verde Primeguis y disfrutando de este deporte que tanta salud y vida me da. TRASPLANTADO también se puede tener una GRAN CALIDAD DE VIDA.


Deporte + Trasplante = VIDA

Recuerda, ¡HAZTE DONANTE DE ÓRGANOS, MÉDULA Y SANGRE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *